DECO HYGGE

by - marzo 23, 2017





Ya tenemos claro qué es el concepto Hygge. Pues bien ahora también lo podemos aplicar a nuestro entorno más cercano. Nuestro hogar.


El realidad, este podríamos aplicarlo a otros espacios como hoteles, bares, la sala de espera del dentista; esta última opción nos vendría bien a más de uno.


Centrándonos en nuestro espacio más próximo, estas son algunas de las pautas que nos ayudarán. Toma nota:

El Hygge aunque primeramente sólo se concibió como definición de un estilo de vida, pronto se trasladó a la decoración, siendo esta muy cercana al minimalismo, donde prima la comodidad y la sencillez.
 
La luz podría decirse que es la principal protagonista. Un bien tan preciado como es la luz en un país escandinavo debe hacer lo posible para aprovecharla al máximo y mimarla. Se prohíben todos los elementos que obstruyan o limiten su paso.
 
Colores suaves. El blanco, el beige, tonos suaves y naturales que contribuyan a aclarar y dar sensación de amplitud al espacio. Elementos como alfombras o cuadros no son imprescindibles.
 
Mayor simplicidad. La pintura gana la batalla al papel pintado, pues no queremos recargar las paredes o techos con estampados.
 
Todo a la madera. Su origen vegetal y la calidez que aporta, la convierte en el material principal para los muebles. En cuanto a complementos, también nos decantamos por lo orgánico y natural y nos lanzamos a los linos, algodones o el cáñamo.


 

 

Verde que te quiero verde. Aunque te pueda recordar a las visitas a la casa de tu abuela; las plantas y el verde en las repisas de la ventana o incluso pétalos por algunas partes de la casa también son muy Hygge.





Velas. Quedan bien en cualquier zona de la casa( doy fe, adoro las velas).

 


Al calor de la chimenea. Creo que ya solo tener ese pequeño momento para poder sentarte frente a una chimenea mientras fuera nieva es merecedor de nuestro propio capítulo novelesco. Y qué gustazo.

 
 
 


Pautas que nos acercan a esta cultura de la Luz cálida en los hogares, esa cultura hygge.
El hygge tiene mucho de componente cultural, pero también es extrapolable a otras culturas como la nuestra. ¿por qué no?. Todo está en la actitud. Quizás no seamos, según las encuestas, el país más feliz del mundo como es el caso de Dinamarca, pero¿ no crees que tenemos todos los elementos para poder serlo?.

 
 Marta Besada  

 


 

 



 
 
 


 


 


 
 
 

 

 

 

 
 
 


 

You May Also Like

0 comentarios