ALFOMBRAS: PON UN KILIM EN TU VIDA

by - octubre 10, 2017




Muchas veces en un proyecto de decoración partimos del suelo; color, material, medidas… y lo tomamos como punto de partida para nuestra deco.

Esta vez miraremos al suelo también, pero para decorar con textiles. Esta siempre ha sido una buena opción gracias a su versatilidad y riqueza cromática, de texturas, etc..que nos pueden aportar muchas soluciones geniales.

Los textiles siempre son una buena opción a la hora de hacer un lavado de cara a nuestra deco, por ejemplo con un cambio de estación en el que necesitamos cambiar tonalidades, añadir, quitar, siendo en todo caso una solución práctica y más económica para cualquier cambio notable que queramos hacer.

Y en cuanto a textiles, una tendencia que estamos viendo y nos encanta, es el kilim.

 
El kilim es una alfombra artesanal tejida a modo de tapiz de origen turco y normalmente de pequeño tamaño. Suelen estar hechos con lana y una técnica a base de nudos que hace única cada pieza.
 
 

El estilo que nos da el kilim es el de un aspecto étnico, pero hoy en día nos gusta combinar, jugar con los elementos y crear uhna decoración más rica. Estos nos pueden aportar un estilo único y combinabe con estilos tan dispares como el nórdico, rústico o industrial.
 


 

UN CONSEJO: son piezas con una gran personalidad, por lo que no requieren demasiados protagonistas a su alrededor que lo acompañen con el peligro de acabar recargando la deco.

Son piezas que hablan de tradición, que antiguamente decoraban las tiendas de los nómadas o incluso servían de protección a los animales. Hoy por hoy, es un objeto de deseo, que bien entendido nos puede dar espacios genuinos.








Houzz
 

Guía para decorar
 
El kilim puede vestir nuestra entrada; y aquí he de decir que mi primer regalo de boda fue un kilim y es a día de hoy una de mis piezas favoritas.
 

 

Nos puede aportar mucha calidez en el dormitorio o ser un auténtico puntazo en baños y cocinas. Te atreves?
 

Mi casa revista


Proyectos habitissimo


 
Decorablog
 
A veces incluso los objetos no tienen por qué cumplir su cometido  estrictamente y el kilim es un ejemplo de ello. Este puede vestir una cama, usarla como manta decorativa o incluso cubrir de magia nuestras paredes.
 


Proyectos habitissimo


Decoratrix



Habitissimo

 
Mi casa revista

Pon este must- have en tu vida y descubre cómo puedes cambiar una estancia con un protagonista con historia y genio que enriquecerá al máximo nuestra Home Sweet Home.

 

Marta Besada

You May Also Like

2 comentarios

  1. Marta que bonita la selección de kilims desde luego son piezas únicas que cambian el caracter de cada habitación, yo quiero poner un kilim en mi vida !! Ja,ja

    ResponderEliminar
  2. Jajaja yo te diré que estoy buscando mi kilim y tener un flechazo. Me alegro que te haya gustado!😘

    ResponderEliminar