A MESA PUESTA

by - diciembre 19, 2017




<<Siéntate, ríe, habla, bebe, come, disfruta, observa, abraza… saborea tu deco intensamente y siéntete una auténtica reina a la mesa. El truco está en vivirlo>>.
 
 

Para mí, lo mejor de la Navidad, decorativamente hablando, es el momento “vamos a poner la mesa”. Es como cuando te invitan a una fiesta en la que debes ir con tus mejores galas y te pasas unos cuantos días, sino más, antes ideando, pensando, probando qué es lo que mejor te sentará, cómo puedes ser de las más elegantes y dar tu toque de personalidad porque lo importante es ser tu misma y demostrarlo. Es todo un proceso maravilloso en el que el fin es única y simplemente disfrutar y que los demás disfruten de tu elaboración previa.


El poner la mesa es todo un arte, y como muchas cosas en esta vida tiene sus normas. Pero para qué están las normas si no es para romperlas; y lo cierto es que no encuentro mejor momento que este para hacerlo. ¡¡Y a dejarse llevar que son dos días!!

 

 
COMO COLOCAR LA MESA
Empecemos con las mesas formales, porque de vez en cuando también lo somos y nos sentimos muy duquesas para la informalidad.
TIPS PARA UNA MESA FORMAL.
 
 
1.    Un muletón, el cual hará que nuestro mantel siente como un guante, no resbale e incluso sea más agradable apoyar los brazos sobre la mesa. Este nunca deberá verse por debajo del mantel
2.   El mantel, siempre de fibras naturales (hilo, algodón, linos, seda) este debe ir a juego siempre con las servilletas. Es muy importante usar fibras naturales ya que siempre es mejor no mezclar la porcelana buena con fibras sintéticas o se pelearán toda la noche. Seguro.


 
3.   Las sillas siempre iguales o por lo menos de la misma altura, pero debemos procurar que guarden el mismo estilo y altura para que haya una armonía visual.

 
4.   Saca la porcelana, la cristalería de bohemia y la cubertería de la abuela que tanto guardas como tu mejor tesoro. Es el momento!







 

TIPS PARA UN AMESA INFORMAL
1.    Nuestra mesa informal nos permite jugar un poco más con lo que podamos tener por casa. Este es el momento de romper mas deliberadamente las normas. Vamos allá!
2.   El mantel últimamente es algo que está muy denostado y por ello jugamos con las capas de los caminos de mesa, de los individuales o tal vez damos ese papel a otros materiales que pueden darnos un juego muy bonito.
3.   Mezcla, mezcla y mezcla. Juega con tu mesa, con la vajilla, las alturas en las copas, la cubertería. Es cierto que nunca nos debemos volver locos, pero manteniendo un hilo conductor podemos contar una historia personal y  con carácter en nuestra mesa. A mezclar!!



 
4.   Quien necesita una silla?, ya sabes que se lleva mucho el no poner todas las sillas estrictamente iguales, a no ser que tengamos una mesa formal, pero eso sí ten en cuenta que deben tener algún tipo de relación entre ellas. Misa altura pero diferente estilo; mismo estilo y diferentes colores, etc.

 
 
HORA DE DECORAR.
1.    El concepto ya tenemos claro que es la Navidad, pero que navidad queremos; una blanca Navidad, la más tradicional, una navidad con colores empolvados, brillante, etc…
2.   Las flores son y serán siempre un invitado que nunca debe faltar en nuestra mesa; eso sí, ojo con los olores si no quieres estropear el sabor del maravilloso asado.



 
3.   Los centros de mesa son algo obviamente muy recurrente y nos lleva a crear verdaderos bodegones que dejarán a nuestros invitados con la boca abierta. Pero, qué pasa cuando no tengo un catering, que sirva la cena, cuando mi mesa no es de la realeza y el espacio no es lo que más abunda?. No problem girl!! Siempre has de tener en cuenta que lo verdaderamente importante es decorar y para ello no hace falta elaborar un despliegue de medios que lo abarquen todo. Un servilletero, un detalle al lado de las copas.. nos dirán que nuestro anfitrión se lo ha currado, que nuestra mesa es especial y no tiene nada que envidiar a ninguna otra.

 





 
Me encanta el detalle de poner el nombre de nuestos invitados en las sillas, ya que no me digáis que cuando veis vuestro nombre en una silla, no os sentís los más importantes, ya que esa silla será vuestra y de nadie más durante un periodo de tiempo. Esos detalles son los que nos harán triunfar y darle importancia y categoría a nuestros invitados.
4.   Si ponemos velas en nuestra mesa, por favor, enciéndelas.




 
 Cada vez que vamos a poner una mesa como la de Navidad, nos convertimos un poco en narradores, y nuestra mesa es ese espacio en el que contaremos una historia que debemos hilar con todo lo que en ella ponemos. Así nuestros comensales son esos lectores que debemos llevar de la mano por nuestra historia y que no pierdan en hilo; tan sólo que sientan esa emoción del comienzo y la sonrisa satisfecha de un final feliz.
Ponemos la mesa?
 
Marta Besada
 

 

You May Also Like

0 comentarios