QUÉ ENCIMERA NECESITAS

by - marzo 06, 2018


Martes por la noche, sin marido, un bol palomitas como acompañante y película italiana en versión original; de fondo, la juerga de mis hijas que por no perder las costumbres se resisten a caer en brazos de Morfeo.

Whatsapp de un amigo; llamémosle sr. C, pidiendo una opinión, un que tal todo y de repente una petición deco y el dibujo de una sonrisa con un gran ¡ cómo no my friend!.

Hacía ya unos días que el Sr. C estaba viendo encimeras y se había quedado completamente atrapado entre materiales, colores, ventajas y propuestas… así que me sugiere que escriba un post sobre encimeras. Por supuesto a un amigo no se le puede decir que no y más si se trata de algo que te mola mogollón; por lo que revistas en mano e internet funcionando para sumergirnos en el mundo de las encimeras, que ya sabéis lo que os digo siempre ¡ adoriamo le nostre cucine per favore!.

Empecemos con las presentaciones:

La esteatita es una piedra natural que se utiliza en laboratorios, en bancos y en fregaderos debido a su resistencia al ataque de sustancias ácidas. No soportan tan bien el calor como el granito y requieren de lubricación y pulido regular, pero la piedra de jabón es una opción ideal para las encimeras, básicamente por su durabilidad y por la gran variedad de opciones de color que ofrece. Pero es una de las opciones que necesitan algo de currele pero eso es cosa de tu motivación a la hora de ponerte manos a la obra en la cocina.





Las encimeras de cristal
 han ganado mucha popularidad en los últimos tiempos. Están fabricadas con un vidrio templado de seguridad bañado por un tratamiento de productos antimanchas y antibacterias. Son muy resistentes al calor y no se manchan con facilidad; además de que su superficie es lisa y sin poros, lo que permite limpiarla sin problemas. Suena bien verdad?






 La piedra de lava, también llamada extrusiva, se corta en losas y se esmalta en hornos para conseguir un acabado vidriado. No es poroso y sí super resistente a las manchas, arañazos, golpes y cambios de temperatura; requiere poco mantenimiento y está disponible en una amplia variedad de colores. Eso sí, debes preparar tu bolsillo, ya que solo se produce en Francia.



El acero inoxidable es prácticamente impermeable al calor y las bacteria por lo que se ha convertido en el mejor amigo de los chefs profesionales. Eso sí, es necesario protegerlo cuando vayas a cortar, pues es muy sensible al rayado. Nadie es perfecto. Es imprescindible limpiar frecuentemente las huellas dactilares y marcas que quedan en la encimera., si quieres que luzca como en las revistas.






El granito tiene la belleza de una piedra natural en variedad de colores y veteados. Es una de las rocas más duras de la tierra y es muy resistente al calor. Cuenta con pequeños orificios que hay que sellar con resinas para evitar el depósito de suciedad y microorganismos. Para limpiarlo, es recomendable emplear agua tibia con jabón neutro y después secarlo con un paño o bayeta; no se te ocurra frotarlo con estropajos o le robarás su belleza natural.





El mármol es la reina de la elegancia debido a su riqueza en colores y dibujos.  Es altamente resistente al calor, pero soporta peor que el granito impactos fuertes, el desgaste y ácidos. La elegancia tiene un precio y esta es una dama delicada que fuerte aspecto pero salud delicada. Si presenta poros estos deben sellarse con resinas para hacer frente a las manchas y bacterias, así que prepárate para cocinar y con cuidado. Limpia tu encimera de mármol con un trapo húmedo y detergente neutro.




Resinas sintéticas. Están hechas de material acrílico termoendurecido; no son porosas, impermeables y muy fáciles de limpiar. Eso es un puntazo. Las hay de todos los colores con un aspecto semitransparente; ofrecen la opción de integrar el fregadero y ¡ se pueden hasta personalizar con imágenes o fotografías!. Son resistentes al calor, arañazos y golpes. Además, se limpian solo con agua y detergente; al no ser porosas, no hay riesgo de almacenar microorganismo y gérmenes. No está mal.



 


La madera aporta sensación de calidez por siempre jamás a cualquier cocina. Funciona bien tanto en ambientes rústicos como en los entornos más contemporáneos. Las encimeras de madera más habituales están hechas de haya, roble y nogal; y para que conserven su dureza, impermeabilidad y resistencia al calor será necesario tratarlas regularmente con productos específicos. Ya sabéis a la calidez hay que mimarla. Es recomendable usar un salvamanteles al apoyar sartenes o utensilios muy calientes, no la vayáis a liar por un despiste o las prisas. Aunque los rasguños siempre pueden ser reparados lijando la superficie afectada. 








El microcemento  mola mogollón y además de esto es un revestimiento sintético cuya aplicación sobre las encimeras se traduce en una superficie lisa, no porosa y con infinidad de acabados. Se aplica sobre casi cualquier tipo de material y se le puede dar cualquier forma. No requiere de ningún mantenimiento y su limpieza es muy cómoda y sencilla.



 

No sé que os habrá parecido o qué opción escogería el Sr. C. pero sobretodo, hacer que luzca y que sea una buena amiga de tu cocina. Además de escoger una buena encimera que se adapte a tus gustos y necesidades debes pensar en el todo y como esta se adaptará y enriquecerá tu cocina.

Marta Besada




You May Also Like

0 comentarios